miércoles, 25 de mayo de 2016

#ElVinoEnVinotecas - Colonia Caroya Vinoteca y Delicatessen



Hace unos días me encontraba en una gran cadena de supermercados esperando a ser asesorado sobre las características de una herramienta eléctrica, después de esperar varios minutos que no tenía para regalar, llegó un ofuscado vendedor que cambió la cara ante mi consulta demostrando su evidente falta de conocimiento. Su respuesta….”Ya le averiguo”.
Para que esto no les pase en materia de vinos (algo que si o si necesita de verdaderos conocimientos de ventas) están las vinotecas.


Una vinoteca es ese lugar para hacerse amigo del vendedor o el dueño en el mejor caso, es ese lugar para perder 1 hora y que te parezca que ganaste tiempo. Es para charlar de todo y que siempre salgas contento porque te llevas una joya sea cual fuere su precio.
Una vinoteca amiga siempre está para recibirte con algo que te reconforta, es ese lugar que esperás a ir el sábado para dejarte recomendar lo nuevo que salió éste año.


En Tucumán tenemos muy pocos lugares así (los cuento con los dedos de 1 mano y me sobra la mitad), uno de ellos es Colonia Caroya Vinoteca y Delicatessen.
Sus propietarios Daniel y Adriana saben de qué se trata el paño. Ella es sommelier y él es un gran e inquieto buscador de etiquetas de calidad.
En su vinoteca aparte de vinos podes encontrar una inmensa variedad de bebidas blancas siendo su fuerte los whiskys importados. En el salón desfilan también los tradicionales salames de la Colonia como le decimos (Colonia Caroya – Córdoba), de donde saca su nombre de referencia. También se especializa en jamones crudos, fiambres de la patagonia y quesos de distintos lugares del norte del país.


Para Daniel hablar de vinos se hace un placer, sabe de tus gustos si fuiste 3 veces solamente y te recomienda siempre algo con lo quedas bien y encima de cualquier precio.
Brinda degustaciones a lo largo del año y tiene un convenio de presentación de 1 bodega por mes nada menos que con el Hotel Hilton en un ciclo que denominaron “Wine Tour”, donde se arma una cena de 4 pasos gourmet todos los últimos jueves de cada mes.
Colonia Caroya está enclavada en Yerba Buena, Tucumán, pero alcanza a cubrir toda la ciudad capital con un simple llamado.
Cordobés de origen, llegó a Tucumán por cuestiones de trabajo que ahora han mutado en una señora vinoteca con gran renombre. Él mismo está presente todos los días y cuida con recelo todo al detalle. Es un excelente anfitrión que no duda en abrir un vino sólo para pasar un buen momento; ATENCIÓN AL CLIENTE, QUE LE DICEN…



Como última reflexión sugiero SIEMPRE comprar el vino en vinotecas, ellos están preparados para asesorarlos e indicarles lo correcto en cualquier caso. Se que hay excepciones, pero ese es otro tema a debatir.


Anoten los datos:

Colonia Caroya Vinoteca y Delicatessen
Contacto: Daniel Mirolo y Adriana Alonso
Dirección: Solano Vera 18  - YERBA BUENA - TUCUMÁN
Horarios: Lun. a Jue. de 9.30 a 13:00 y 18 a 22 / Vie. Sáb. 9.30 a 13.30 y 18 a 22.30 / Dom 10 a 14
Mail: coloniacaroyaembutidos@hotmail.com
FB: Colonia Caroya Embutidos 








 Esta nota forma parte de una iniciativa de #BloguerosEnSuTinto. Enterate más de ésta movida en Blogueros En Su Tinto sólo tenés que darle Me Gusta a la fanpage del FB.


Hasta la próxima !!!







2 comentarios:

  1. Querido SILVIO:

    Agendo el dato, para cuando ande por Tucumán !!
    Viste ?? Teníamos que ser cordobeses... jeje

    Hablando en serio, que lindo es entrar a una vinoteca y que el vendedor sepa mucho del tema !!
    A mis siempre me gusta decir que "aún sólo conversando, el mejor vino es aquel que se comparte"

    Espero que pronto podamos volver a beber una copa juntos (allá o acá ... jeje).
    Abrazo desde La Docta. ROBERTO

    ResponderEliminar
  2. Silvio,
    ese es el ideal de una vinoteca, la atención personalizada, el detalle y la cordialidad.
    Una pena que no haya más lugares así en Tucumán.

    Abrazo

    ResponderEliminar